"Todo está conectado"

Tratar la causa, no solo el síntoma. Este es el enfoque detrás de una subvención combinada de 1 millón de dólares del Cedars-Sinai y $500,000 de la California Community Foundation y un trabajo impulsado por los médicos para que los pacientes del MLKCH no solo mejoren, sino que estén bien.

Juntos, la Dra. Yulsi Fernández Montero, proveedora de atención primaria y especialista en medicina de la adicción en el MLK Community Medical Group, y el Dr. PK Fonsworth, psiquiatra especializado en adicciones que trabaja tanto en el hospital como en el grupo médico, lideran un proyecto para que el tratamiento de la salud mental y el abuso de sustancias forme parte de la atención rutinaria de los pacientes.

Recientemente se reunieron para hablar de la conexión entre la salud mental y la curación física, de cómo cambiará la experiencia de los pacientes como resultado de la integración de ambas y de por qué la historia del sur de Los Ángeles hace tan necesario un enfoque integral de la atención médica.

¿Por qué es importante la salud mental para la recuperación física?

Dr. Fonsworth: No existe la salud sin la salud mental. No existe la salud física sin la salud emocional. Se necesita mucho más que un psiquiatra para trabajar en los problemas o traumas médicos, mentales y psicosociales, a menudo complejos, con los que los pacientes llegan. Necesitamos un equipo de atención integrada que pueda ayudar a los pacientes desde todos los ángulos.

Dra. Fernández Montero: Afortunadamente, ahora nos subimos a esta ola que ve la salud mental y la salud física no como algo separado, sino como una continuidad. Todo está conectado. Hay estudios que demuestran que las personas con enfermedades mentales graves tienen una esperanza de vida entre 10 y 25 años menor que las personas que no las padecen. Está claro que lo que le ocurre a la mente afecta al cuerpo, y viceversa.


¿Qué vieron en su trabajo cotidiano que les dio la idea de que la salud física y la conductual deben estar integradas?

Dra. Fernández Montero: Soy médica de familia. Con frecuencia, trato un síntoma físico o una enfermedad crónica, como la diabetes. Pero a menudo, cuando estoy cerrando la visita con un paciente, me dicen: por cierto, me siento muy triste. A continuación, el paciente me confía entre lágrimas todos los traumas que ha sufrido.

De alguna manera, como médica de atención primaria, tengo que decir: “De acuerdo, pero tienes que administrarte la insulina”, al tiempo que me aseguro de abordar la salud mental del paciente. ¿Y cómo se hace para abordar todo en una sola visita?

Cuando la atención está integrada, puedo decirle al Dr. Fonsworth: “Tengo un paciente con depresión y ansiedad, ¿podría verlo en su clínica?” Y entonces se escucha al paciente, se atienden sus necesidades y el Dr. Fonsworth y yo podemos compartir notas y discutir el caso para elaborar un plan de atención más completo.  

Dr. Fonsworth: Estamos atrasados en este aspecto. Y no solo la medicina está atrasada en esto, sino que esta comunidad en particular también lo está. Hay tantas necesidades y, hasta hace poco, tan pocos proveedores y tan poca integración de la atención. La gente recibía un tratamiento fragmentado para diferentes afecciones, pero nadie tenía en cuenta al paciente en su totalidad. Es más probable que los pacientes permanezcan en un tratamiento si mantienen una conexión con los proveedores a través de una atención continua.


¿Ven más problemas de salud del comportamiento en el sur de Los Ángeles que en otros lugares? 

Dra. Fernández Montero: No necesariamente, pero sí creo que vemos más pacientes sin tratar. En otros lugares, algunos de estos diagnósticos podrían detectarse antes. Pero aquí, en el sur de Los Ángeles, el diagnóstico y el tratamiento temprano se dan con menos frecuencia por muchas razones. Así que la gente se sienta y sufre con sus problemas, ya sean físicos, mentales o ambos. Y para cuando el Dr. Fonsworth y yo los vemos, sus afecciones han avanzado, y tratamos de ponernos al día con su atención médica.

Dr. Fonsworth: Esto hace que la necesidad de un equipo de atención médica integrada sea aún más importante, porque las condiciones de salud complejas también repercuten en otros problemas, como el abuso de sustancias y viceversa. Así que necesitamos una respuesta global a los múltiples problemas que podemos observar.


¿Cómo debería ser una “atención completa” en el hospital y en la clínica?

Dra. Fernández Montero: Este es un grupo médico de múltiples especialidades, por lo que en cierta medida ya proporcionamos una atención integrada porque trabajamos juntos. Pero sabíamos que teníamos que pasar al siguiente nivel porque las necesidades son muy grandes. Ahora un paciente, independientemente de su síntoma, va a ser examinado por depresión, ansiedad y trastornos por uso de sustancias.

Dr. Fonsworth: La salud del comportamiento se tendrá en cuenta en todos los niveles: la sala de emergencias, el hospital y la clínica. Cuando alguien sea admitido, me consultarán si hay un problema psiquiátrico concomitante.Un consejero de abuso de sustancias puede ver a alguien en la sala de emergencias o en el hospital y remitirlo inmediatamente a la clínica o a un centro de rehabilitación. Un terapeuta podría realizar una psicoterapia diaria de apoyo a una persona ingresada en el hospital. No será algo improvisado. Será parte del tratamiento estándar.  

Dra. Fernández Montero: Vamos a añadir personal auxiliar a nuestro equipo de atención y a poner en marcha diferentes flujos de trabajo. Por ejemplo, haremos una revisión rutinaria, pero ¿tiene que hacerla el médico? No necesariamente. Un asistente médico, un trabajador social o un coordinador de cuidados bien capacitado puede hacerlo. Así que cuando entro en la sala como médica ya tengo estos datos. Mi trabajo es interpretarlos, averiguar cuáles son los siguientes pasos y asegurarme de que los pacientes estén conectados con la especialidad, los recursos y los cuidados adecuados. 

Por ejemplo, si se trata de depresión, ansiedad, trastorno bipolar o esquizofrenia, tenemos la psiquiatría. Si tenemos problemas de adicción, además del Dr. Fonsworth y de mí, tenemos un consejero de abuso de sustancias, y pueden venir un trabajador social y un coordinador de atención. Y con ellos vendrán grupos de apoyo para los pacientes y sus seres queridos sobre enfermedades mentales, recuperación y psicoterapia individual. Todo ello puede contribuir al bienestar a largo plazo fuera del consultorio del médico.

Dr. Fonsworth: Una de las ventajas del enfoque de equipo es nuestra capacidad de consultarnos mutuamente para atender a los pacientes. Me encanta hablar con la Dra. Fernández Montero sobre casos difíciles relacionados con el consumo de sustancias. Además, ver a un psiquiatra por primera vez puede ser una experiencia difícil para algunas personas. Pero si la Dra. Fernández Montero está trabajando al lado y me presenta informalmente a uno de sus pacientes, o me pide que me acerque a saludar, puede ayudar a los pacientes a sentirse más cómodos para dar el siguiente paso y pedir una cita conmigo.  

Dra. Fernández Montero: Parte de esto es normalizar y eliminar el estigma de la búsqueda de atención médica para la salud mental. Si un paciente entra y sabe que un examen de salud mental es habitual, independientemente del motivo por el que acuda, se normaliza la idea de que la salud mental forma parte de la salud física.


¿Qué resultados esperan obtener de esta iniciativa?

Dr. Fonsworth: Queremos hacer crecer el tratamiento sincronizado de la salud física y los trastornos de salud mental y abuso de sustancias porque es el futuro de la atención. Lo que la Dra. Fernández Montero, yo y nuestros colegas hagamos juntos como sistema integrado de atención médica será fundamental para una comunidad que quizá nunca haya tenido ese nivel de atención.

 

Lea el anuncio completo de la donación del Cedars-Sinai y la California Community Foundation

Categorías